11 oct. 2007

¿Estás ahí?


Pocas veces una tapa refleja tan bien el ambiente que crea un disco. Da la sensación de estar en un bosque de pinos, a punto de ser cubierto por la nieve, y en el horizonte montañas, protegidas desde atrás por lo que parece ser una especie de aurorea boreal, o tal vez un volcán en eurpción... poco importa cuando uno se adentra en los sonidos que esta banda nos ofrece.
Sólo hay que rendirse ante las suaves melodías, que luego son interrumpidas por la furia imparable de esas guitarras a punto de estallar. Mono logra esta vez un disco más uniforme, tal vez, pero al mismo tiempo más profundo en cuanto a lo que cada pieza contiene dentro de sí misma. De un momento al otro pasamos del éxtasis a la agonía, y luego a un júbilo incontenible, para terminar inmersos en una tranquilidad inalterable.
Moonlight le da a esta nueva obra de la banda japonesa un cierre épico, como si etuviésemos llegando a la cima de esa montaña a la luz de la luna y descubriéramos qué es ese reflejo anaranjado... y en ese instante descubrimos que no importa lo que es, sólo queremos contemplarlo.

"You are there"

10 oct. 2007

Nuestros huesos expuestos


Estamos presos, y alguien nos observa. O eso creemos. El "sentimiento de una invisible omnisciencia" pesa sobre nuestras cabezas constantemente. Somos casi marionetas en una ficción que no podemos escribir. No poseemos poder de decisión. Pero...¿lo tiene nuestro guardián? ¿está seguro dentro de su torre de control? Quizás los ojos que nos observan son a su vez vigilados por otros, aún más poderosos. Tal vez el panopticon en que vivimos es sólo una celda dentro de un panopticon aún mayor, y éste dentro de otro...y así hasta infinitos que nos empujarían a la locura de poder siquiera imaginarlos.
Cinco muchachos de Boston, después de masticar estos conceptos de Bentham y Borges, concebieron una implacable muestra de que descontento y distorsión pueden coexistir con la sobreintelectualización y la filosofía. La prensa, a falta de un mote adecuado, los llamó post-metal para el hombre pensante. Una excelente excusa para dejar de lado la imaginería ridícula tradicional de la música pesada y bucear un poco en los laberintos de la Humanidad.

Can you see me? We are watching...

7 oct. 2007

El diluvio musical


El año pasado, los seguidores de Radiohead nos encontramos con una sorpresa: el álbum de la banda no estaba listo a pesar de las gira europea en la que presentaron la mayoría de los temas, pero, en cambio, la ansiedad sería calmada, al menos momentáneamente, por el primer disco solista de Thom Yorke. Y el trabajo del sr. Yorke no pasó desapercibido. El disco consta de nueve canciones con su sello personal, aunque en algunos tramos del disco se nota la obvia influencia de la banda (como en las guitarras "Greenwoodescas" de Harrowdown Hill).
El disco tiene un claro contenido político, siguiendo la línea de Hail to the thief. Yorke vuelca todas sus opiniones y preocupaciones sobre la crisis ambiental y política que atraviesa el mundo y crea algunos climas apocalípticos, que son contrastados por su voz, más suave que nunca.
The Eraser nos dejó tranquilos en un aspecto: si alguna vez Radiohead se separa y Thom decide hacer música por su cuenta, no tenemos que tener miedo de que los resultados no estén a la altura de lo esperado.

Thom Yorke - The Eraser

3 oct. 2007

Levantarse, Elevarse



Rosetta, Rashid para los amigos, es una ciudad portuaria de Egipto sobre el mar Mediterráneo.
Rosetta fue una misión aeroespacial europea dedicada al estudio de un cometa elusivo.
Órbita Rosetta es el nombre de la órbita compleja que adquiere un cuerpo en el espacio cuando se acerca a un agujero negro.
Rosetta es, también, un cúmulo de gente que ha parido hasta ahora dos discos de una música viajera, densa, atmosférica y que algunos de los etiquetófilos definen como "space metal".
Como la ciudad a la que nos remite, la banda es un puerto a destinos exóticos aunque mucho más estelares que marítimos. No se asusten por lo de "metal": el único resabio de tan temido género son algunas voces gritadas y ciertos arranques de distorsión con visos industriales. El resto es puro flotar por los espacios interplanetarios. Abundan los asteroides, fuerzas gravitatorias tiran de nuestro cuerpo y millones de soles aún no descubiertos por el hombre bañan el aire con sus radiaciones. Pónganse el casco y prepárense para cebar mate en gravedad cero.

La Era Espacial ha comenzado.