28 jun. 2008

Lluvia, mares, montañas...


Pocas bandas tienen tanta habilidad para crear paisajes con la música como estos australianos. Siempre imagino orillas del mar o montañas con bosques frondosos o... bueno, variados paisajes naturales en definitiva, que me llenan de paz y a la vez de energía cuando escucho los discos de este trío instrumental. Elegí hablar sobre el séptimo y más reciente disco porque es el que más veces escuché y el que hasta ahora más me gusta, pero sus predecesores no tienen mucho que envidiarle realmente.

Dirty Three está formado por Warren Ellis (violín), Jim White (batería) y Mick Turner (guitarra eléctrica). La naturalidad y suavidad con que combinan los instrumentos es única; la banda no tiene fisuras y la música fluye como un río sin prisa pero sin obstáculos. Y así, cuando uno busca calma o quiere relejarse, Dirty Three logra eso y mucho más, despertando emociones siempre optimistas pero con un dejo de melancolía gracias a esa excelente combinación de violín y guitarra eléctrica.

Cinder (2005)
Más sobre la banda

23 jun. 2008

Cuando las palabras sobran, la música prevalece


Cuatro canciones y casi una hora y media de la música más visceral que he escuchado a lo largo de mi vida. Ese es un buen resumen para definir "Lift yr. skinny fists like antennas to heaven", de los canadienses Godspeed You! Black Emperor. No recuerdo cómo descubrí este disco, que fue el primero que escuché de la banda. No sé si alguien me lo recomendó o si internet o el destino hicieron que me topara con esta obra maestra. Sólo sé que fue a fines de 2005 cuando por primera vez escuché esos vientos hermosos que entran en "Storm" y hacen que uno quiera estar en una montaña disfrutando de la belleza que lo rodea. Un rato más tarde me invadió la ira cuando en "Static" una guitarras furiosas hacen que todo lo que hay en el camino de esa música se derrumbe. Luego fue el turno de emocionarme casi hasta las lágrimas con la guitarra chillona de "Sleep" y el discurso de apertura del tema por parte de un viejo nostálgico. El cierre del disco es algo curioso, y fue el tema que más tiempo permaneció "en las sombras" para mí.

Pero luego de escuchar las cuatro piezas muchas veces, uno entiende todo, cierra a la perfección. Y también se comprende por qué son cuatro temas de 20 minutos y no 12 o 15 canciones más cortas las que componen el disco. No se trata de un mero capricho. A lo mejor si tuviéramos un tema de 2 minutos de pura estática, de vez en cuando lo pasaríamos para ir a la parte "en serio". Pero cada segundo de este disco es imprescindible, eso aprende uno con el correr del tiempo.

Quienes no hayan escuchado esta gran obra deberían hacerlo, pero no a la ligera. Apaguen las luces, pongánse los auriculares, y disfruten...

Links:
En Badongo
En Megaupload - Cómo bajar de Megaupload con el Firefox 3 (¡Funciona!)