11 ene. 2011

Los del año que se fue

Mi versión del año 2010 en discos. La parte más áspera de La Nota Marrón, desde el sur a su pantalla. Como siempre, sin orden de preferencia. Todas son obras geniales.

EDIT: me bajaron el post porque Blogger se puso la gorra. No importa, saqué los links y listo. Los discos los buscan en Taringa que están todos. ¿Algún día se les prenderá la lamparita y entenderán que la piratería es invencible?

Opeth - Live At The Royal Albert Hall


Miguel y amigos siguen alcanzando niveles inhumanos. Imperdible.


Wino - Adrift



El Chinaski del doom también se la banca solo y en acústico. Un puñado de canciones imperdibles.


The National - High Violet


El encanto del lumpenaje.



The Ocean - Heliocentric/Anthropocentric





Crítica conceptual a la iglesia, el creacionismo y demás teorías insostenibles. Todo sobre un post metal cuidadísimo con arreglos orquestales, pianos y yada yada yada.


Mark Lanegan - Live At Leeds, Brudenell Social Club


En vivo, crudo y despojado. En la más insana tradición de los cantores borrachos. Brindamos por eso.


Deftones - Diamond Eyes



Cuando nadie les daba dos pesos de crédito, sacan su mejor disco.


Spiritual Beggars - Return To Zero


La máquina del tiempo de Mike Ammott. Viaje a los 70 en forma de música.


Coheed And Cambria - Year Of The Black Rainbow




Cierre de una saga conceptual nerd. Tan progresivo como ganchero.


Mike Patton - Mondo Cane



El tipo sigue demostrándonos que puede hacer lo que quiera y le va a salir bien.


Cynic - Re-Traced



La mística también les funciona en acústico. Sencillamente perfecto.



5 Bonus Tracks:


The Damned Things - Ironiclast


Hard rock bardero y que siga la joda. El disco del verano.



HIM - Screamworks: Love In Theory And Practice
El disco más logrado de este Sandro del metal.


Nevermore - The Obsidian Conspiracy


Con la misma lucidez, técnica y emoción de siempre.


The Dillinger Escape Plan - Option Paralysis


Seguimos jugando a ser deformes.



Anathema - We're Here Because We're Here


¿Un disco optimista de Anathema? Todo es posible en este mundo, amigos.